Añadir a favoritos Ver carrito Registrarse Mi cuenta Contactar
Servicio de atención al Cliente: 902 540 992 / 944 255 220
  CÓMO LLEGAR ESCAPARATE PROMOCIONES QUÉ ES DISJUREX SE LO BUSCAMOS CONSULTAS AYUDA
EL BUSCADOR EFICAZ
Buscar    
Búsqueda avanzada    
Búsqueda por temas    
Administrativo
Civil
Comunitario Internacional
Mercantil
Nuevas Tecnologías
Otras Materias
Penal
Político y Constitucional
Procesal
Trabajo y S.S.
Tributario
Arquitectura/Construcción
Economía y Empresa

Portal de información y complementos para el Profesional del Derecho
Síganos en
Facebook Twitter LinkedIn
  
Miembro de 'LIBRERÍAS de CALIDAD'
 
En caso de disponer de la obra solicitada, la entrega se efectuara en 24/48 Horas, no obstante le comunicaremos la disposición de la misma, en el momento que nos realice su pedido. * GASTOS DE ENVÍO GRATUITOS A PARTIR DE 60 €. *
INICIO > DERECHO CIVIL > CANÓNICO - ECLESIÁSTICO
DERECHO CIVIL

XXX Años de los Acuerdos entre España y la Santa Sede. Actas del IV simposio internacional de Derecho Concordatario
XXX Años de los Acuerdos entre España y la Santa Sede. Actas del IV simposio internacional de Derecho Concordatario
 
Autor: Caparrós González, Mª. Carmen / Martín, María del Mar / Salido, Mercedes
Editorial: Comares
Soporte: Libro
Fecha publicación: 14/01/2011
Edición: 
ISBN: 9788498367621
469 páginas
Sin Stock. Envío en 7/10 días

Precio original:    30,00 €
Precio final por compra On-Line:     28,50 €   (I.V.A. incluido)

Comprar Añadir al carrito
Información adicional   

Los actuales miembros del Área de Derecho eclesiástico del Estado de la Universidad de Almería (me refiero a los que lo son efectiva y residencialmente, yo, en la actualidad, lo soy solamente, y aplicando una expresión canónica clásica, y un tanto trasnochada, in partibus) han tenido la delicada atención de pedirme que redacte unas líneas de presentación de este volumen que contiene las actas del que fue el IV Simposio Internacional de Derecho Concordatario. Lo hago con mucho gusto y un algo de mala conciencia. Con gusto, porque al ponerme a la labor de escribir, el recuerdo de esas jornadas almerienses del 18 al 20 de noviembre de 2009 me es muy agradable. Allí nos reunimos un grupo de eclesiasticistas, (jóvenes y menos jóvenes; españoles en su mayor parte, pero también con una presencia cualitativamente notable de amigos italianos) para aprender unos de otros y, todos, de los de mayor edad que allí expusieron sus ponencias. A éstos, a los profesores Díaz Moreno, Sebastián y de la Hera, les estamos verdadera y realmente agradecidos: sus ponencias —como se puede constatar páginas más adelante— fueron excelentes. Ello tuvo mucho que ver con que los tres fueron protagonistas, desde posiciones distintas (y, en cierta manera, contrapuestas) en la elaboración de los Acuerdos entre España y la Santa Sede, cuyo trigésimo aniversario constituyó la ocasión y el objeto de estudio de este IV Simposio. Pero, además, su magisterio no se limitó a esos momentos, formal y específicamente destinados a la exposición de sus ideas, sino que sus intervenciones en el diálogo que siguió, como ha sido costumbre en estas reuniones almerienses, a todas las ponencias y mesas redondas, fueron siempre iluminadoras e instructivas.

Con todo, a mi modo de ver, estos maestros nos enseñaron, fundamentalmente, cómo el saber es siempre más amable cuando se expone sin afectación ni engolamiento, sino, por el contrario, con sencillez y con la cercanía que les proporciona un espíritu admirablemente joven y libre.

El Padre Díaz Moreno, además, quiso avalorar su ponencia con la aportación de unos documentos de indudable importancia que en este volumen se adjuntan como anexos a ella. Mayor motivo aún de agradecimiento, que las editoras de las actas han querido manifestar en la dedicatoria que las encabeza.

Esos documentos, junto a otros que han ido viendo la luz en los últimos años, pienso que ponen sobre la pista del hecho de que la negociación del complejo concordatario de 1979 fue fruto de una negociación y siguió una elaboración bastante más trabajosa que el concordato suscrito un poco más de un cuarto de siglo antes. Pero el resultado es también mucho más duradero, el de 1953 fue un Concordato que a los quince años se quedó desfasado: en uno de sus actores, el eclesial, se habían operado cambios de gran alcance en el modo de concebir sus relaciones con la comunidad política. Respecto a los actuales Acuerdos nada hay que haga prever un semejante fenómeno de precoz envejecimiento y muerte. Si técnicamente hay algunos pasajes que resultan mejorables, no se puede decir que desde el punto de vista político haya nada en ellos que resulte estridente o cuyo contenido se haya convertido en objeto de repulsa. Quizá, únicamente, suscita con alguna frecuencia rechazos más o menos sonoros el precepto que garantiza el derecho a recibir clases de religión católica a los escolares que libremente lo deseen. Ahora bien, ese rechazo, me parece que se debería mostrar hacia el precepto constitucional que sirve de base a éste de naturaleza concordataria. Los Acuerdos, si bien se mira, son inocentes respecto del hecho de que haya quienes no entiendan las consecuencias de la libertad.

El algo de mala conciencia al que me he referido un poco más arriba viene motivado por lo menguado de mi labor en esta cuarta edición del Simposio. Me apresuro a decir que no fue la falta de interés ni de voluntad, sino la distancia geográfica que separa Almería de La Rioja, donde ahora vivo, el motivo de mi escasa ayuda. Me consuela pensar que dos antiguos alumnos míos, Cristina Carretero y Javier Ocaña, trabajaron mucho y muy bien en áreas muy importantes para el buen éxito de esos días. Dejarlo aquí escrito me llena de satisfacción, pues pienso que nada nos contenta más a los docentes que ver desenvolverse bien en situaciones que exigen talento y preparación a los que fueron nuestros alumnos. Vaya también en mi descargo, por mi poco arrimar el hombro, el que Pedro Sánchez Llavero, becario FPU, que ha querido asumir el riesgo de que dirija su tesis doctoral, me suplió sobradamente, pues hizo mucho más de lo que yo hubiera podido hacer para preparar las mil y una cosas que se han de aprestar en una reunión de este género.

Pongo fin a estas breves líneas con mi felicitación a las editoras del volumen las profesoras Martín, Salido y Caparrós, por la aportación que con él hacen a la ciencia eclesiasticística española.
                              Ver el índice de esta obra                                     Imprimir ficha
 
Libros jurídicos | Libros de derecho | Librería jurídica | Togas a medida | Figuras jurídicas
Aviso Legal | Política de Protección de Datos | Política de Cookies