Añadir a favoritos Ver carrito Registrarse Mi cuenta Contactar
Servicio de atención al Cliente: 902 540 992 / 944 255 220
  CÓMO LLEGAR ESCAPARATE Novedades PROMOCIONES QUÉ ES DISJUREX SE LO BUSCAMOS CONSULTAS AYUDA
EL BUSCADOR EFICAZ
Buscar    
Búsqueda avanzada    
Búsqueda por temas    
Administrativo
Civil
Comunitario Internacional
Mercantil
Nuevas Tecnologías
Otras Materias
Penal
Político y Constitucional
Procesal
Trabajo y S.S.
Tributario
Arquitectura/Construcción
Economía y Empresa
El rincón del opositor

Portal de información y complementos para el Profesional del Derecho
Síganos en
Facebook Twitter LinkedIn
  
Miembro de 'LIBRERÍAS de CALIDAD'
 
En caso de disponer de la obra solicitada, la entrega se efectuara en 24/48 Horas, no obstante le comunicaremos la disposición de la misma, en el momento que nos realice su pedido. * GASTOS DE ENVÍO GRATUITOS A PARTIR DE 60 €. *
INICIO > DERECHO MERCANTIL > SEGUROS
DERECHO MERCANTIL
5% descuento en compra online

Comentarios prácticos a la Ley de Contrato de Seguro - A los cuarenta años de su promulgación (1980-2020) Novedad
Comentarios prácticos a la Ley de Contrato de Seguro - A los cuarenta años de su promulgación (1980-2020)
 
Autor: Abel B. Veiga Copo
Editorial: Civitas - Thomson Company
Soporte: Libro + E-Book
Fecha publicación: 08/01/2021
Edición: 
ISBN: 9788413460284
1950 páginas
Sin Stock. Envío en 7/10 días

Precio original:    131,58 €
Precio final por compra On-Line:     125,00 €   (I.V.A. incluido)

Comprar Añadir al carrito
Información adicional   

Colección: Estudios y Comentarios

Analiza, desmenuza, cuestiona y argumenta cada precepto de la LCS desde la distancia de cuarenta años de aplicación y vigencia efectiva. La riqueza dogmática y jurisprudencial hace de esta obra un libro de obligada consulta.

- Análisis artículo por artículo de la Ley.
- Referencias Jurisprudenciales
- Claridad expositiva

Abel B. Veiga Copo es Profesor Ordinario de Derecho Mercantil y coDirector Cátedra Uría MenéndezICADE de Regulación de Mercados

Hace ahora cuarenta años que se promulgó una de las mejores leyes del ordenamiento jurídico privado español. En efecto, la Ley de Contrato de Seguro, de 8 de octubre de 1980, fue y aún sigue siendo una gran norma jurídica, bien redactada o con una mayor calidad técnico legislativa de muchas leyes posteriores y que estamos sufriendo los juristas, pero también los intérpretes del derecho. Ello no quiere decir que la norma del seguro fuera y es una norma completa, terminada. Antes al contrario. Pero sin duda fue la mejor normativa que en ese momento y después de muchos años de debates y discusiones, salía a la luz. Con ella se avanzó en muchos campos, no solo en el del contrato de seguro. Se unificó una parte de nuestro derecho privado, unificando en un solo texto y por tanto vaciando de los códigos civil y mercantil, la regulación que hasta ese momento profesaban los decimonónicos textos. Dejando solamente en vigor en el código de 1885 la parte de seguro marítima, hoy resguardada ya en la normativa de navegación marítima con entidad y criterio propio. Pero al mismo tiempo fue pionera esta norma en la regulación de la parte débil del contrato, tanto por su carácter de imperatividad y tutela, algo extraño y más en esos momentos para el derecho privado y máxime cuando se erosionan para la solución de las controversias la flexibilidad de lo dispositivo y convencional, pero que en ese momento cumplía un cometido primordial como también al introducir por vez primera y recogiendo la estela del mandato constitucional, normas tuitivas para los consumidores, en este caso de seguros y en ello así se refleja el artículo 3 de la norma, uno de los todavía hoy más cuestionados y perennemente interpretados por jurisprudencia y doctrina.

Una Ley que no compendia ni nunca lo ha pretendido todos los productos de seguro. Sería imposible. Los centenares y centenares de seguros que existen en la práctica y que cada día se innova y se diseñan, máxime en tiempos donde la tecnología y la inteligencia artificial, a la par que el big data y el contrato inteligente está llamada a dar un empujón extraordinario al contrato y su dinamicidad, lo hacen impensable pero también estéril e inútil. El empeño no es ese. No puede serlo. Tampoco dudar como se ha hecho entre sí reformar la norma o crear ex novo y sobre otros pilares en los que la LCS de 1980 cobraría la fuerza de un pilar robusto, un nuevo texto aggiornado a las nuevas necesidades, desafíos, retos y análisis de riesgos. Esa realidad aún está por escribirse.
                              Ver el índice de esta obra                                     Imprimir ficha
 
Libros jurídicos | Libros de derecho | Librería jurídica | Togas a medida | Figuras jurídicas
Aviso Legal | Política de Protección de Datos | Política de Cookies